martes, 21 de marzo de 2017

EL HUERTO DE MI AMADA. ALFREDO B. ECHENIQUE

Entrevista, virtual e imaginada, con Alfredo Bryce  Echenique para el club de lectura Doctor Fleming

1. QUIEN ES A.B.E?

 Nací en Lima, en febrero de 1939, en el seno de una familia anglo-peruana de clase alta. Mi padre y mi abuelo fueron banqueros. En 1968, cuando el banco del que mi abuelo era presidente fue nacionalizado, mi familia quedo arruinada. Mi madre, Elena Echenique, era nieta de José Rufino Echenique, que fue presidente de Perú entre 1851 y 1855.
Cursé estudios en el colegio de San Pablo, un internado británico en Lima, de régimen severo, tal como describe Vargas Llosa en “La ciudad y los perros” (tuve que abandonarlo a consecuencia de una grave lesión, practicando ejercicios obligatorios en el colegio)
Cursé estudios de Derecho y Literatura Iberoamericana en la universidad de San Marcos de Lima.
En 1964, por medio de una beca del gobierno francés viajé a París. Cursé estudios de Literatura doctorándome en Letras en La Sorbona. Trabajé como profesor de Literatura en París y en las universidades de Vincennes y Montpellier.
Entre 1980 y 2010 resido en España donde se forja mi fama como escritor. En 1988 adquiero la nacionalidad española, sin perder la peruana. En este periodo realizo frecuentes viajes con estancias a Perú. He alternado mi actividad principal como escritor con clases, conferencias y cursos sobre literatura iberoamericana en diversas universidades.
He recibido diversos premios como el “Casa de las Américas” por mis cuentos, Nacional de Narrativa, Premio Planeta, Premio Cavour, entre otros
En enero de 2009 fui condenado por un tribunal peruano a pagar una multa por plagio de varios artículos.

2. LITERARIAMENTE (Dónde se sitúa)

Los críticos me sitúan en el movimiento Iberoamericano post-BOOM 8 posterior al de García Márquez, Vargas Llosa, Sábato...
Me identifico y me considero seguidor de los argentinos Julio Cortázar y Mauvel Puig y los peruanos Julio Ribeyro y César Vallejo, introductores en la literatura Sudamericana del mundo de “Los sentimientos y el humor”, tópicos muy escasos en la literatura de entonces –“Mi literatura nace de un empacho de asombro, el escritor es un ser sorprendido”

3. POLITICAMENTE (Cómo se identifica)

A mí no me ha interesado nada la política. No creo que sea sana la relación permanente de un escritor con el poder
He aprendido más de las conversaciones con mi familia y de los silencios de mi padre que de los políticos. No soy un hombre que pontifique, no tengo nada mesiánico.
Fui amigo de Fidel, sin ser castrista, si eso es posible.
He vivido cuarenta años en Europa en régimen de exilio voluntario. Al regresar a Perú fui apaleado por los secuaces de Fujimori y tuve que marcharme de nuevo.
En mi libro “Permiso para sentir”, publicado en 2005, denunciaba con mucha acidez los cambios políticos, económicos y sociales en Perú en las últimas décadas.
¿La patria? La patria no es más que eso, unos cuantos paisajes y unos cuantos amigos... y hay que irla construyendo día a día...

4. LA VIDA SENTIMENTAL (¿un fracaso?)

Creo que tuve una vida plena, libertina, apasionada y rocambolesca. Estuve casado tres veces. Maggie Revilla, Pilar de Vega y Ana Chávez, demostraron tener muchísima paciencia conmigo. Mi relación con la modelo Puertorriqueña, Tere Llenza, 32 años más joven que yo, fue otro estrepitoso fracaso. “Mi medio matrimonio” con ella tuvo lugar en los años noventa tras la separación de mi tercera esposa.
En mi primera visita a Cuna, congenié mucho con trinidad Pérez, una cubana socialista influyente. Terminamos de novios y Fidel nos casó en sentido figurado y nos sermoneaba sobre la importancia de la constancia en el matrimonio pero no la tuvimos. Le fallamos. Lo nuestro duró seis meses.
Soy considerado el más borracho de los escritores Iberoamericanos. “¿Qué como a pesar de eso he podido escribir más de treinta libros? Es que sin mujeres, sin amigos y sin alcohol no es posible escribir. Cuando me iba a Perú a pasar una temporada en los bares de España me echaban mucho de menos”

5. COMO ESCRITOR (¿Narrador de cuentos a novelista?)

Mi literatura es espontanea, ligera, nada pesada. Es la de alguien que está contando un cuento.
Empecé escribiendo cuentos, en ellos he recreado el mundo de la niñez y la adolescencia de las clases aristocrática y burguesa de Lima. Historias llenas de melancolía sobre la difícil iniciación en la vida, contadas con gran ternura.
Mi narrativa está muy próxima al cuento oral, escribo de manera muy próxima a cómo contaría realmente el cuento, de modo que casi se difumina la frontera entre lo real y lo ficticio. Recurro, con mucha frecuencia, a mi propia experiencia en los hechos narrados para poder configurar un relato vivo y lleno de giros y peripecias.
En los cuentos muestro una visión irónica y crítica de la existencia a través de los personajes representantes de la juventud, con sus contradicciones y su falta de adaptación a la nueva situación del país. Ésta  se pone de manifiesto en sutiles y jocosas situaciones que reflejan la situación del mismo y la decadencia de las clases sociales más elevadas.
En mis novelas reflejo situaciones de peruanos que han emigrado y viven en Europa. En ellas se mezclan las historias ficticias con los recuerdos personales y con la crítica a los cambios políticos, sociales y económicos que ha padecido Perú en las últimas décadas.
Tanto en los cuentos como en las novelas recurro a una permanente búsqueda de una narrativa original, que enlace ambos géneros. Están impregnados de situaciones jocosas y anécdotas humorísticas así como de apelaciones al pasado a través de la memoria y la nostalgia de los personajes.

6. SUS TEMAS MÁS COMUNES

El amor, de juventud en los cuentos y de vejez en las novelas
La soledad y la depresión, con inclinación al suicidio
La nostalgia, que se da cuando uno advierte que algo- un amor, una vivencia o una etapa de la vida- es completamente irrecuperable.
La felicidad y su búsqueda cada día y en  cada situación. En mi libro de ensayos”Entre la soledad y el amor” hago una reflexión sobre estos temas, no solo en cuanto al contenido de mis libros sino también sobre las experiencias de los seres humanos.

7. EL HUMOR EN SU NARRATIVA.

Decía Marguerite Yourcenar que” muchas veces, solo el humor nos permite sobrevivir al espanto”
E. Hemingway: “Experimentó la angustia y el dolor pero jamás estuvo triste una mañana”
Mis obras se mueven entre lo delirante y lo añorante, entre el humor más fino y la ironía más tierna.

SUS PERSNAJES (¿de dónde surgen?)

La mayor parte de mis personajes proceden de la vida real y yo he conocido personalmente a la mayoría de ellos.
Los personajes de mis cuentos son jóvenes pertenecientes a la aristocracia limeña, se mueven entre lo delirante y lo grotesco, llenos de contradicciones, caminan un poco perdidos en un mundo laberintico, entre el humor más fino y la ironía más tierna.
En mis novelas aparece un nuevo personaje adulto, “el antihéroe latinoamericano en Europa” cuya creación se me atribuye. Se les distingue por sus contradicciones personales y por una evocación constante de su lejano país.
Unos y otros hablan con una gran dosis de frescura y naturalidad
Dentro de los personajes secundarios aparecen los que pertenecen al decadente mundo aristocrático y al ascendente mundo burgués y comercial, beatos chupacirios, trepas que no tienen hartura, pandas de viejos verdes, sirvientes de todos los colores y de todos los países, amantes a los que la vida sacude más palos que a reo amotinado, etc...

9. EL HUERTO DE MI AMADA

La novela narra la relación amorosa entre Carlitos Alegre, un joven de diecisiete años, despistadísimo, que nunca se entera de nada, beato chupacirios, perteneciente a la decadente aristocracia limeña y Natalia Larrea, bella, acaudalada, con fama de seductora y dieciséis años mayor que él. La relación se prolonga durante más de quince años y transcurre entre “El huerto de mi amada”, propiedad de Natalia, en Lima , y París a donde se escapan huyendo, tras el escándalo extendido por toda la ciudad.
El tiempo de la novela oscila entre mediados de la década de los cincuenta, cuando ya la caída de las clases privilegiadas en Perú es acelerada y la década de los setenta, cuando ya la aristocracia- familia de Carlitos - se ha arruinado y abandona el país.
La novela se compone de numerosas escenas delirantes, como si fueran cuentos cortos que, unidos, constituyen la acción de todas las peripecias por las que pasa la pareja de amantes.
Contiene todos los elementos comunes a todos mis libros: amor y humor, memoria, nostalgia y evocación de un paraíso perdido constituyendo una verdadera antología de amor y humor de huerto y paraíso, de mesa y alcoba, de hombre y mujer... y de divino y humano.
Algo le debe también la novela a mi familia. Eran muy decadentes. Se arruinaron cuando el gobierno nacionalizó la banca. Mi bisabuelo llegó ya Presidente de Perú. Teníamos un palacio que era el único del país, con seis patios. ¡Un derroche!
La novela ganó el premio planeta en el 2002 pero eso no quiere decir que, necesariamente, vayan unidos premio y calidad o viceversa.

MANUEL JIMÉNEZ




domingo, 26 de febrero de 2017

  La Catedral. Vicente Blasco Ibáñez.

"Hay muchos que producen novelas porque cuando ellos nacieron ya las habían escrito otros. Si al venir a la vida no hubiesen encontrado libros, nunca se les hubiese ocurrido escribirlos. Yo, en cambio, tengo la certeza de que al nacer en un país salvaje, sin literatura, sin novelas, sin lenguaje escrito, habría hecho por las mañanas varias leguas de marcha para llegar a la cabaña del vecino más próximo y decirle: "Compañero, vengo a contarle una historia muy interesante que se me ocurrió anoche..." Yo he nacido para contar historias. Siento la necesidad de crear novelas, tan imperiosamente como necesito comer y beber." Así se expresaba Blasco Ibañez  ( 1867-1928)

Desgraciadamente es un autor muy desconocido para varias generaciones.Tiene una biografía rica y compleja que no creo  sea necesario plasmar en este comentario.

Un libro para el que ha habido unanimidad en los comentarios, a tod@s los miembros de este club nos ha gustado y hemos llegado a la conclusión de que tiene tantos matices y plantea tantas tesis, que es imposible comentarlo en una sola sesión.

Se sirve del protagonista Gabriel Luna  nacido y criado en los claustros altos de la Catedral Primada de Toledo (Claverías), dónde habitaban servidores y obreros con oficios relacionados con su mantenimiento.

Muy inteligente fue destinado a la carrera eclesiástica, realizando sus estudios de manera muy provechosa. Influido por sus ideales y próximo a ordenarse sobreviene la guerra carlista y se enrola junto a muchos de sus compañeros.

Terminada la guerra partió hacia Francia, dónde al ampliar sus conocimientos a través de sus lecturas y de lo que observa incluso del comportamiento de la Iglesia Francesa, pierde la fe y pone en duda todo lo aprendido. Transformándose en un militante anarquista y  después de andar por varios países vuelve a Barcelona dónde es encarcelado y sometido a torturas al creerle implicado en actos de violencia.

Perseguido y enfermo vuelve a su primera vivienda familiar, las claverías de Toledo, dónde se encuentra una situación totalmente distinta. Su hermano viudo y solo, lo acoge con gran cariño, consagrándose a él para sacarlo adelante.

En la novela podríamos distinguir dos partes. La primera en la que el protagonista vuelve a la Catedral y observa lo que allí ocurre y acepta la situación mostrándose pasivo y dócil guiado por su hermano. Es la parte de la observación, de la descripción minuciosa y exhaustiva de la Catedral y de sus habitantes, de sus ritos y sus fiestas.

En la segunda el protagonista establece relación con otros habitantes de Claverías y vuelve a surgir el rebelde, el activista, el defensor de los pobres y marginados. Es ésta la parte más densa del texto, que Blasco Ibáñez utiliza para desarrollar todo su ideario social y político. Con un pensamiento lúcido nos muestra una visión de España, pesimista pero realista. “España es negra y triste”. Critica a la Iglesia, al ejército,  al inmovilismo, a los reyes que han traído la decadencia, y sobre todo a la ignorancia del pueblo. Aunque su pensamiento es revolucionario no hay odio en esta crítica. Sólo un deseo de sacar al pueblo de su ignorancia  y que se produzca un cambio. 

La descripción de los personajes (uno a uno), es muy viva , estereotipados, se conocen por dentro y fuera, todos sus anhelos, sueños, ilusiones, miserias, dejando muy patente las carencias de los que viven en las Claverías, en contraste con la avaricia e ignorancia del clero.  Una sociedad cerrada oculta bajo el manto catedralicio que sin embargo le acoge como al hijo pródigo.
Describe al detalle "su" Catedral, en realidad  es una visita virtual (muy adelantado a su época) del coro, sacristía, claustros, puertas de acceso, imágenes, ritos, la zona de la plaza, todo una delicia. Nos regala con una gran precisión una visión muy realista sobre la historia, el ejército, incluso sobre la cultura musical. En definitiva las carencias patentes de una enseñanza humanista. Apuntes históricos, musicales, arquitectónicos sin escatimar elogios o críticas.

Blasco Ibáñez, muy inteligente ¿que nos quiso decir con el final? Se puede considerar que muchos diálogos son realmente proclamas opuestas a cualquier poder que explote a los más débiles, sin embargo tiene claro que el que asume esos ideales, lo paga.

La novela se encuadra en un naturalismo de fuerte contenido social. Pude ser considerada una novela de tesis. Está magníficamente estructurada, hábilmente construida, con un pensamiento (tesis) que se encaja perfectamente en un relato. Tiene una exposición de gran belleza y contundencia literaria, con un fuerte pesimismo de fondo pero aporta una esperanza en el progreso consecuencia de una educación humanística.

Es una obra universal, de la que recomendamos una lectura pausada y reflexiva, y este breve comentario quiere contribuir a ello.


AUROSA S.LAISECA/AURORA FERÁNDEZ-RIUS

lunes, 13 de febrero de 2017

EL HONOR PERDIDO DE KATHARINA BLUM
                         Henrich Böll

La obra está escrita en 1972, dos años después de haber recibido el autor el Premio Nobel de Literatura.
La mejor manera – a mi entender – de comentar esta lectura es leer su epílogo escrito por el propio autor diez años después de que se publicase el libro.
ALGUNOS DE SUS COMENTARIOS:
- Una chica sencilla, una doncella, se enamora de un hombre del que después se comprueba que es buscado por la policía. Por su carácter, se hubiera enamorado de él incluso si hubiese sabido antes que lo buscaban. Estas cosas pasan.
- La narración tiene un título: “El honor perdido de Katharian Blum”, un subtítulo: “Como surge la violencia y a donde puede conducir”, y un lema: “Las personas que se citan y los hechos que se relatan son producto de la fantasía del autor”. Hay que ocuparse de estos tres elementos porque sin ellos, no se entiende la tesis panfletística, y ésta es realmente una novela de tesis.
Considero como lectora que éste es un libro que todo el mundo debería leer, para saber hasta qué punto se han de recibir con prudencia las noticias difundidas a través de los medios de comunicación.
En su lectura, la tensión va creciendo a medida que se desvelan los métodos primitivos y hasta crueles con los que la prensa amarilla tergiversa los hechos, destruyendo con ello: “La salud, el honor y el buen nombre de personas inocentes” convertidas en objeto de interés público.
Henrchi Böll construye un relato de una mujer que lucha por mantener su integridad por encima de las convenciones sociales.

Mariana Cámara



BIOGRAFIA  DE HEINRICH BOLL (1917-1985)


-Se celebra este año el centenario de su nacimiento en Colonia, donde se crio y vivió en un ambiente católico, contrario al nacionalsocialismo.

-Le tocó combatir durante la guerra en diversos frentes, lo cual le impidió poder cursar estudios universitarios.


-Fué un alemán exento de sospecha de connivencia con el nazismo. Apolítico (no estaba afiliado a ningún partido) si bien, en su condición de militante progresista en los últimos años de su vida se aproximó al partido de los verdes, iniciando una creciente participación en política, siempre en defensa de los más desfavorecidos, perseguidos y marginados por parte del estado.

-Quienes le conocieron destacan en él su solidaridad y compasión. Un hombre honrado, capaz de afrontar riesgos por los demás. Con bondad, sencillez en el trato y sentido del humor anima a sus paisanos a actuar con dignidad, con respecto al pasado reciente, con libertad y mirarlo sin miedo a la realidad, con conciencia crítica, sin tratar de evitar temas difíciles como el antisemitismo y el rearme militar.

-En su calidad de escritor humanista, son temas comunes en todos sus libros: el amor, la vida en comunidad, lo personal y lo cotidiano, es decir, todo aquello que lleva al individuo hacia un compromiso consigo mismo y con la sociedad.

-En su condición de católico comprometido, es una de las figuras más destacadas y renovadoras de la RELIGIOSIDAD CATOLICA de Alemania. Participa en los consejos ciudadanos en donde se debate sobre los acontecimientos más polémicos del país.
Critica con dureza tanto en sus libros como en los panfletos y artículos en prensa, a los llamados “cristianos viejos” por su negación a condenar el nazismo, por su integración en los partidos socialcristiano (CSU) y cristianodemócrata (CDU) para ocupar cargos de poder, por su defensa de la INFALIBILIDAD DEL PAPA, así como la hipocresía de obispos y cardenales, capaces de hablar sobre pobreza desde suntuosos edificios y  adornarse de valiosos báculos, cruces y anillos.

Así, algunos de los personajes de sus libros, opinan:

 “Los católicos me ponen nervioso porque juegan sucio. Los protestantes me irritan con su manoseo de las conciencias. Y los ateos me aburren porque solo saben hablar de Dios… ¿yo?. Yo solo soy un payaso; y, de momento, superior a mi fama.
O también: “La Iglesia Católica huele como el cadáver de un rico. El cadáver de un rico solo huele a dinero. El cadáver de un pobre en cambio solo huele como un ser humano”.
-En sus últimos años terminaría renegando de la Iglesia, con la que se enfrentó en numerosas ocasiones. Pero no de la fe, de la cual nacía su profundo compromiso humanista (afecto y solidaridad con sus semejantes).
-Un hombre sencillo, preocupado por la historia y por el devenir de su país, detestaba que lo considerasen “la conciencia moral de Alemania”, o que le colgasen el rótulo de “Cristiano”.
-A finales de los años sesenta fue nombrado presidente del CLUB P.E.N. (poetas, ensayista y novelistas), fundado en Londres en 1920, que agrupa a escritores de todos los países del mundo, para la divulgación de obras literarias en todos los países y para proteger los derechos de los escritores.
-En 1972 recibe el Premio Nobel de Literatura por sus aportaciones para rescatar la Literatura Alemana de los escombros en que se encontraba sumergida y sentar las bases de la moderna literatura Alemana, así como su condición de humanista y por su actitud en todos sus escritos en defensa de los más desfavorecidos de la sociedad.

ESTILO LITERARIO

-En su polémica y crítica agresiva con las instituciones del estado, la prensa sensacionalista, la iglesia y los partidos políticos emplea el panfleto, escrito en prosa de carácter clandestino, propio de momentos de gran tensión histórica, con enfrentamientos sociales graves de carácter político o religioso.

-Publica en prensa NOVELAS DE FOLLETIN, a razón de un capítulo por día. Este tipo de novela, histórica o social, de enredo y sentimental, de gran simplicidad sicológica y escritas con sencillez, son de gran aceptación entre las capas inferiores de la sociedad.

-Dotado de gran sentido del humor, utiliza la ironía de sus personajes para satirizar y criticar duramente los excesos de las instituciones del estado o el inmovilismo y el silencio de la iglesia y sindicatos.

-Tiene facilidad para crear personajes, que por tratarse de hombres y mujeres que han vivido la guerra y han sufrido sus consecuencias, hace que les resulte fácil identificarse con ellos a la mayoría de los Alemanes.

-Sus escritos se caracterizan por su sencillez y concreción. Son directos y gozan de un alto grado de veracidad testimonial.

SUS ADVERSARIOS

Su lucha infatigable en defensa de la paz y su preocupación por Alemania y por las minorías sociales postergadas tras la guerra, lo convierten en una de las voces más firmes en la denuncia de los abusos policiales y de la justicia Alemana (empleo de la tortura en las cárceles, retraso en los juicios a los acusados de terrorismo, detenciones masivas y muertes injustificadas de presos, espionaje telefónico, etc) y de los medios de comunicación sensacionalista de gran difusión e influencia de opinión entre los ciudadanos, que actúan en connivencia y confabulación con las instituciones.
Durante varios años estuvo vigilado y perseguido por la policía, sospechoso de pertenencia a banda terrorista. El periódico Alemán de mayor tirada le difamó y acusó de organizar y participar en manifestaciones y huelgas de hambre. En el parlamento Alemán, un senador cristiano le acusó de pertenecer a la Terrorista Facción del Ejército Rojo (GRUPO BAADER-MEINHOF). Una vez reconocida su inocencia, se vengó de sus adversarios escribiendo en 1974 la novela EL HONOR PERDIDO DE KATHARINA BLUM.
  
ACTUALIDAD

Pese al intento de sus adversarios por silenciar y dejar en el olvido tanto al autor como a su obra, Heinrich Boll sigue figurando entre los escritores más leídos del Siglo XX.
En 2015, con motivo del treinta aniversario de su muerte fueron numerosos los homenajes y actos celebrados en distintos países del mundo.
Fernando Aramburu (San Sebastián -1959) ha vivido durante treinta años en Alemania, siendo Heinrich Boll uno de sus escritores favoritos. Asegura que los temas que trata en sus libros son universales, por eso pertenecen a cualquier época. En ésta gozan de gran actualidad ya que vivimos momentos de grandes contradicciones y de una gran violencia, implícita y explicita en la sociedad contemporánea.
Aramburu ha publicado recientemente su libro PATRIA, en donde, siguiendo la línea de Heinrich Boll, critica los abusos de unos, denuncia a otros que callan en lugar de levantar voces, defiende a los que han vivido la situación y padecido sus consecuencias: LAS VICTIMAS DEL TERRORISMO.





martes, 31 de enero de 2017


UN INVIERNO EN LISBOA - Antonio Muñoz Molina
DATOS PARA UNA BIOGRAFÍA

Autorretrato:  Antoniomuñozmolina.es/biografia/


Creo que el escritor continúa el oficio inmemorial de los narradores de cuentos, que daban forma mediante relatos orales a la experiencia compartida del mundo. Contar y escuchar historias no es un capricho, ni una sofisticación intelectual: es un rasgo universal de la condición humana, que está en todas las sociedades y arranca en la primera edad de la vida. Quizás por eso no me atrae mucho la literatura que se vuelca sobre sí misma, que tiene al escritor y a la escritura como focos principales de atención. Cervantes y Galdós, Virginia Woolf y James Joyce, Borges y Onetti, Proust y Flaubert, entre tantos otros, me han enseñado lo mismo, de muy diversas maneras: a buscar la forma más eficaz de contar la realidad visible del mundo y la invisible de la conciencia humana. Pero también aprendo mucho de la música y de la pintura, y del cine, aunque lo frecuento menos que cuando era más joven.
Políticamente, soy un socialdemócrata: defiendo la instrucción pública y la sanidad pública, el respeto escrupuloso de la legalidad democrática, la igualdad de hombres y mujeres, el derecho de cada uno a elegir su forma de vivir y si es preciso de morir dentro de la conciencia de nuestra responsabilidad como ciudadanos. Derechos sin responsabilidades son privilegios; un derecho individual beneficia a la comunidad; un privilegio siempre se ejerce a costa de alguien. Ser progresista no es defender a rajatabla al grupo al que uno pertenece sino vindicar como propias las causas singulares de quienes en principio no son como nosotros. Un progresista, aunque sea hombre, es feminista; aunque sea heterosexual, defiende con vigor el respeto a la condición y la igualdad jurídica de los homosexuales; un progresista se rebela contra el sufrimiento innecesario de los animales y contra el despilfarro de los bienes ambientales que son de todos, también de las generaciones futuras

BIOGRAFÍA:   Nacido en Úbeda (Jaén) en 1956, estudió Historia del Arte en la Universidad de Granada y Periodismo en la de Madrid. Sus primeros escritos fueron artículos periodísticos que en 1984 recogió en su primer libro publicado, El Robinsón urbano. Posteriormente escribió en la sección literaria de ABC, y colabora regularmente con el diario ELPAÏS.  En su primera novela, Beatus ille (1986) ya aparece su ciudad imaginaria, Mágina, que se convertirá en un lugar común en sus obras sucesivas. El invierno en Lisboa (1987) mereció el Premio de la Crítica y el Nacional de Narrativa, que volvió a recibir en 1992 por El jinete polaco (Premio Planeta, 1991). La obra de Muñoz Molina se mueve en los territorios de la memoria tratando de reconstruir la reciente historia de España con la mirada del que se siente deudor del cine negro y la novela policiaca.

BIBLIOGRAFÍA
1986 - Beatus Ille
1987 - Un invierno en Lisboa. Premio de la Crítica Castellana y Nacional de Narrativa 1988
1998 - Beltenebros- En 1991 la lleva al Cine Pilar Miró
1991 - El jinete polaco. Premio Planeta y Premio Nacional de Narrativa
1995 - Ardor guerrero
1997 - Plenilunio
2001 - Sefarad
2004 - Ventanas de Manhattan
2006 - El viento de la luna
2009 - La noche de los tiempos
2013 - Todo lo que era sólido

PREMIOS Y RECONOCIMIENTOS
1996 - Miembro de la RAE con la letra minúscula u
2007 - Doctor Honoris Causa por la Universidad de Jaén
2012 - Dona parte de su patrimonio literario a la Biblioteca Nacional
2013 - Premio Príncipe de Asturias de las Letras y Premio Jerusalén
2015 - Miembro Honorario de Buenas Letras de Granada
2017 - Premio Unamuno de los protestantes

EL INVIERNO EN LISBOA - COMENTARIOS

Juana Salabert .  “El País”   -  Madrid 27 MAY 1987

De jam-session califica Antonio Muñoz Molina su última novela, El invierno en Lisboa.
La presentación, a cargo del cantante Joaquín Sabina, tuvo lugar en un bar, "ya que", señala Muñoz Molina, "hay en mi novela una especie de invocación a los bares, a los lugares no legitimados como patria". Narrada con una prosa rica y envolvente, El invierno en Lisboa (editada por Seix Barral), cuyo protagonista es un joven músico de jazz atrapado en las lindes de una historia enigmática y convulsa, es un thriller con ritmo de jamsession
Así es que he integrado elementos cinematográficos, con una gran influencia, por ejemplo, de Hitchcock, en la narración, y he tratado de articular una suerte de ritmo jazzístico. Sabes, como los músicos de jazz, que abandonan la melodía, improvisan y luego regresan a ella...Así, la historia gira sobre dos nombres, Burma y Lisboa, que al principio sólo son dos nombres de canciones".

Buscando la música

Afirma este escritor, nacido en Úbeda en 1956 y afincado en Granada desde 1974, "que la base del libro está ciertamente en la pasión, en el amour fou". "Hay en él un paralelismo entre el discurso amoroso y el discurso artístico. Mi protagonista busca en la música y en el amor, en ese amor magnético que le fue dado en plena inocencia y que sólo puede recuperar cuando ya ha renunciado a conservarlo, una justificación absoluta".
Nacido en una familia de origen campesino, Antonio Muñoz Molina creció bajo el influjo de las narraciones orales que hablaban de una guerra perdida (esa guerra que en Beatus ille se torna imantada, mítica memoria, "quizá porque", explica, "para nosotros, los jóvenes, la guerra civil tiene el mismo resplandor que la de Secesión para un Faulkner, que no la vivió pero que la escuchó de labios de ancianas negras en la cocina de su casa") y de viejas leyendas.

www.lecturalia.com › Antonio Muñoz Molina

Esta historia es un homenaje al cine «negro» americano y a los tugurios en donde los grandes músicos inventaron el jazz, una evocación de las pasiones amorosas que discurren en el torbellino del mundo y el resultado de la fascinación por la intriga que enmascara los motivos del crimen.
 Entre Lisboa, Madrid y San Sebastián, la inspiración musical del jazz envuelve una historia de amor. El pianista Santiago Biralbo se enamora de Lucrecia y son perseguidos por su  marido Bruce Malcolm .

Mientras, un cuadro de Cézanne también desaparece y Toussaints Morton, procedente de Angola y patrocinador de una organización ultraderechista, traficante de cuadros y libros antiguos, participa en la persecución. La intriga criminal se enreda siguiendo un ritmo meticuloso e infalible. El Invierno en Lisboa confirmó plenamente las cualidades de un autor que se cuenta ya por derecho propio entre los valores más firmes de la actual novela española. El invierno en Lisboa fue galardonada con el premio de la Crítica y el premio Nacional de Literatura en 1988 y fue llevada al cine, con la participación del trompetista Dizzy Gillespie.
PEPA SIRVENT

viernes, 13 de enero de 2017

EL DIOS DE LAS PEQUEÑAS COSAS
Arundhati Roy (Kerala, India 1960)

Aunque estudia Arquitectura en Delhi, la autora se inclina muy pronto por la Literatura, escribiendo guiones para la TV y el cine principalmente. En 1997 publica “El dios de las pequeñas cosas” por el que recibe el premio Booker. En 2004 recibe el Premio por la Paz de Sidney en méritos a su labor en pro de obras sociales. Su próxima novela “El misterio de la máxima felicidad” está previsto que aparezca en junio de 2017.
Aunque se la ha comparado con G. G. Márquez y Salman Rushide por el “realismo mágico”, la autora no lo comparte, porque ella, afirma, cuenta la realidad y la transforma en ficción…y esta ficción tiene mucho de autobiografía.
Hay muchísimos pensamientos reveladores en la novela. A mí, éstos, me han parecido muy significativos con la historia:
“En aquel momento todo era incoherencia. Como si el significado de las cosas las hubiera abandonado dejándolas fragmentadas. Como aisladas, que no significan nada. Como si la inteligencia que descodifica los diseños ocultos de la vida – que conecta las reflexiones con las imágenes, los destellos con la luz, las arrugas con las telas, las agujas con el hilo, las paredes con las habitaciones, y el amor con el miedo, con la furia, con el remordimiento – se hubieran perdido súbitamente.” (273)
“El secreto de las grandes historias es que no tienen secretos”. “Las grandes Historias son aquellas que ya se han oído y se quieren oír otra vez”. (276)
“El danzarín de Kathakali es el más hermoso de todos los hombres. Porque su cuerpo es su alma. Su único instrumento. Ese hombre que está detrás de una máscara pintada y lleva unas faldas ondulantes está lleno de magia”. (277)
“Sin duda no existe ninguna bestia que haya desarrollado la infinita capacidad de inventiva que caracteriza el odio humano. Ninguna bestia puede compararse con el alcance y el poder de un odio así”. (284)

La novela comienza con el regreso de Rahel a la casa de Ayenemen (Estado de Kerala al sur de la India entre los años 60-90 del siglo XX) veintitrés años después de haber sido separada de su hermano gemelo – heterocigóticos – Estha, y aunque hay un narrador que sitúa los espacios y los personajes, son éstos y a través de la memoria de Rahel, los que cuentan los hechos, sus hechos, los que ella guarda en la confusa memoria de cuando eran “nosotros” y los que recuerdan ahora que piensan como “esos”…
Porque sus vidas han cambiado.
La Historia ha cambiado.
El narrador cuenta la Historia y sitúa las historias, que agitadas por el viento de las aspas de los ventiladores se mueven de atrás hacia adelante, y vuelven: pasado, presente y futuro, y de nuevo presente, y pasado, y futuro…y además juega con las palabras grandes y en Mayúscula, y con las pequeñas, y con las metáforas, y con los poemas, y con el cine, y con la música, y con los elementos: el “Plymouth azul cielo” y la “Fábrica de encurtidos PARAISO”…y con los lugares y los espacios: el río, la casa familiar y el jardín de Bebé Kochamma, la Casa de la Historia, y la oficina del Inspector Thomas Mathew y su acrónimo (Pulcritud – Obediencia – Lealtad – Integridad – Cortesía – Imparcialidad – Abnegación)…y con los personajes: Esthappen y su tupé a lo Elvis, Rahel y su vestido de Hada del Aeropuerto,  Ammu  hermosa y orgullosa y rebelde, Bebé Kochamma y su rabia de solterona, Mammachi que había aprendido a tocar el violín para olvidar las palizas que le pegaba Pappachi que fue Entomólogo Real y rompió su mecedora de caoba cuando su hijo Chako le prohibió pagar a su mujer a la que ya no volvió a dirigir la palabra, Chako el hijo varón de una familia privilegiada muy amado por su madre y estudiante en Oxfod con ideas revolucionarias, utópico e idealista, contradictorio y errático, y Kochu María la cocinera, y Velutha “el Dios de las pequeñas cosas”,  y Vellya Paapen su padre, paraván e intocable, y el camarada Pillai y el inspector Mathew, y el hombre de la Naranjada y de la Limonada, y Sophie Mol que murió dentro de su ataúd porque no podía respirar, y su madre Margaret Kochamma que culpó a Estha de la muerte de su hija…
Una historia que abarca tres generaciones, una guerra y una revolución social; una historia con más lagrimas que sonrisas, que ahogan, que silencian, que ciegan y que amargan…Una historia de momentos pequeños y fugaces, exótica, etnográfica, tradicional, familiar, cotidiana, dura y triste, en donde el Amor puede vencer al Miedo y transgredir su Leyes que dictan a quién debe quererse y cómo y cuánto, la Libertad oponerse a la terrible Opresión, y la Dura Realidad a los Sueños Imposibles…Una historia que sepulta un abuso a un menor tras la barra de un bar, o los golpes de un padre mientras la madre no puede hacer nada, o la muerte de un hombre inocente “Porque después de todo, no estaban luchando contra una epidemia. Estaban vacunando a una comunidad contra un simple brote” (363 – Captura la Policía a Velutha)
Una hermosa historia que puede parecer bárbara…
Un texto largo que al repensarlo precisa releerlo…
Un método vertiginoso que precisa comprenderlo con calma…
Unas inocencias robadas…
Unos amores prohibidos…
Unos seres vulnerables y contradictorios…
Y un sistema capaz de imponer el orden con economía, con eficiencia, con responsabilidad. (363)

  PEPA SIRVENT

Albacete 12 de enero de 2017

sábado, 17 de diciembre de 2016



FELIZ NAVIDAD





“Feliz, feliz Navidad, la que hace que nos acordemos de las ilusiones de nuestra infancia, le recuerde al abuelo las alegrías de su juventud, y le transporte al viajero a su chimenea y a su dulce hogar” de Charles Dickens



Queremos felicitaros estas Fiestas a todos los que visitáis nuestro blog regular o esporádicamente. Aquí dejamos el testimonio de nuestra alegría compartida y os animamos a seguir disfutando de la lectura porque ya sabéis ”Todo está en los libros”




Es nuestra compañera Pepa quien, una vez más, nos ofrece la expresión de su vena poética como felicitación navideña:

Silenciosa tarde de otoño.
La hora del ocaso, luz escasa,
hielo en el aire, y un cielo gris y opaco.
Como una ráfaga fugaz
cruza por mi mente el recuerdo
de esas tarde de verano
cálidas, y doradas, y rosa,
de cielo azul, cobalto y despejado
en el que ya se dibujan algunas estrellas,
o la, aún pálida, luna creciente.

Silenciosa tarde de otoño.
Hora de oración, de recogimiento,
de imposibles sueños,
de pensamientos sinceros,
de inagotables recuerdos.
Me gustan los atardeceres,
esos momentos íntimos
para la reconciliación con el pasado,
para  la contrición y el perdón,
para la contemplación y el éxtasis.

Silenciosa tarde de otoño.
La hora del ocaso, luz escasa,
hielo en el aire, y un cielo gris y opaco.
Breves instantes
para sentirse vivo,
conforme, agradecido.

Y esperar la noche a cambio de nada.
Porque mañana…
Sí, tal vez…mañana
   
Pepa Sirvent

 ¡NO PERDÁIS NINGUNA OCASIÓN DE SER FELICES!